Validez del convenio regulador no ratificado - Susana Izquierdo Abogados
379
post-template-default,single,single-post,postid-379,single-format-standard,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive

Validez del convenio regulador no ratificado

Sentencia del Tribunal Supremo

No pierde eficacia procesal como negocio jurídico familiar válido mientras no se demuestre un vicio del consentimiento

La sentencia fue dictada por el TS el pasado 7 de Noviembre. Los esposos habían presentado en primera instancia solicitud de divorcio junto con el convenio regulador, pero el marido no acudió en la fecha fijada para ratificarse.

Sentencia de divorcio

La esposa presentó posteriormente demanda de divorcio contencioso, solicitando que se establecieran las medidas ya pactadas en el mencionado convenio regulador, referentes a cuestiones económicas y patrimoniales. El Juzgado estimó entonces la demanda, considerando que el documento reunía los requisitos establecidos y no encontrando vicio del consentimiento alguno.

El esposo presentó entonces recurso, que fue estimado por la Audiencia Provincial, dejando sin efecto las medidas económicas, considerando que el convenio no ratificado por una de las partes no podía tener consecuencias perjudiciales para la misma, y entendiendo que tal documento podía ser considerado como un mero instrumento de negociación.

El criterio del Tribunal Supremo

Apoyandose en la jurisprudencia consolidada, y citando la STS 572/2015, de 19 de octubre (LA LEY 143833/2015), el TS viene a distinguir entre acuerdos que contemplan situaciones de crisis matrimonial, y acuerdos transaccionales posteriores al convenio regulador, en los casos de los convenios que no llegan a ser aprobados judicialmente.

Así, el Tribunal Supremo indica que, aunque el convenio no ratificado no puede pasar a formar parte del proceso de divorcio de mutuo acuerdo e integrarse en la resolución judicial, ello no impide que pueda ser considerado como un negocio jurídico válido, no pudiendo ser tratado como un simple instrumento de negociación, aunque pierda  fuerza vinculante respecto al procedimiento de mutuo acuerdo.

Por lo tanto, una vez incorporado al proceso contencioso, la parte que no lo ratificó debe demostrar la existencia de vicio del consentimiento o el incumplimiento de los requisitos establecidos en la ley, o la modificación de las circunstancias iniciales que en su día determinaron el consenso.

Así, pues, el Tribunal estima el recurso de casación presentado por el esposo, que suscribió pero no ratificó el convenio regulador, al que da plena validez y toma como base para el establecimiento de las medidas que figuraban en la sentencia dictada por el juzgado de primera instancia.

No hay Comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies.

Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar